Los 16 mandamientos que debes saber antes de empezar un negocio

Una de las primordiales razones por las que muchos emprendedores no se animan a arrancar el negocio que tienen en psique, es por el hecho de que no se sienten suficientemente preparados. Lo cierto es que uno jamás está dispuesto para emprender. Hay lecciones de negocios que solo vas a aprender en el momento en que te animes a crear tu empresa… Mas ¿Qué hacer mientras que nos animamos a dar el paso inicial?

¿Qué necesito aprender para lograr el éxito en los negocios?

Respetar tu tiempo y el del resto

Respetar tu tiempo y el del resto

En los negocios el tiempo es un recurso no renovable y también incalculable. Una persona triunfante sabe que puede ganar más dinero, mas nunca va a poder ganar más tiempo; de ahí que siempre y en todo momento va a respetar su tiempo y el del resto.

Ser puntual es homónimo de compromiso, responsabilidad y respeto. Si deseas que te tomen de verdad en los negocios, la puntualidad no es opcional… es esencial; y la puntualidad no se trata únicamente de llegar a tiempo a tus asambleas, sino más bien de dar a tiempo tus compromisos en frente de clientes del servicio, asociados y aliados. Haz de la puntualidad un hábito y un principio en tu vida, en tu trabajo y en tus negocios.

“Es bastante difícil mostrarte fiable cuando la gente debe aguardarte.” – Wes Fessler. –

Aprender a admitir las críticas con inteligencia

Aprender a admitir las críticas con inteligencia

Ten por seguro que te van a criticar. Ciertas críticas van a ser destructoras y otras edificantes. Tú has de ser tan inteligente para saber cuáles criticas oír y cuáles ignorar. Ciertas críticas van a ser realmente fuertes, mas has de ser más fuerte a fin de que las críticas te asistan a medrar en lugar de desmoronarte.

“Sólo hay una forma de eludir la crítica: no hacer nada, no decir nada y no ser nada.” – Aristóteles. –

Encarar los inconvenientes como desafíos, no como obstáculos

Encarar los inconvenientes como desafíos, no como obstáculos

Lecciones para emprendedores… Si merece la pena, no va a ser simple. El camino del emprendimiento está lleno desafíos que te van a ayudar a medrar conforme los vayas superando. Si eres de los que afirma “¿Por qué a mí?”, cada vez que encaras un inconveniente, la pasarás muy mal en los negocios. Mejor pregúntate: ¿Para qué exactamente me pasa esto? ¿Qué debo aprender de esto que me sucede?

La enorme mayoría decide rendirse frente a los inconvenientes, mas no eres como la mayor parte. Un emprendedor ve ocasiones allí donde el resto solo ven inconvenientes. Emplea cada piedra en tu camino como un escalón para continuar escalando. Cada inconveniente que encares con paciencia y determinación, te va a dejar valiosas lecciones para medrar como persona y como emprendedor.

“Cuando hay tormenta los pájaros se ocultan, más las águilas vuelan considerablemente más alto.” – Mahatma Gandhi. –

Trabajar por metas y sueños, no por dinero

Trabajar por metas y sueños, no por dinero

Si lo que deseas es dinero veloz y seguro, seguramente lo que precisas es un empleo. A los 15 días vas a recibir tu primer pago. Cuando comienzas un negocio, debes aprender a trabajar por metas y sueños; y eso implica, habitualmente, sacrificar beneficios a corto plazo a cambio de conseguir lo que te has propuesto.

Emprender enfocándote solamente en el dinero va a hacer que renuncies cuando los resultados financieros no sean los que aguardabas. Mas, si te enfocas en algo más esencial que el dinero, como un objetivo o un sueño, es entonces cuando te percatas de que verdaderamente merece la pena hacer sacrificios.

Pensar en ti, si bien absolutamente nadie más lo hará

Pensar en ti, si bien absolutamente nadie más lo hará

Creer en ti cuando todos están conformes contigo, es simple, mas… ¿Estás listo para opinar en ti, si bien absolutamente nadie más lo haga? Eso sí es bastante difícil. ¿Vas a abandonar tus sueños y a tus ideales cuando el resto no crean en ellos? ¿Qué harás si de pronto te abandonan aquellas personas que creías te iban a respaldar siempre y en toda circunstancia?

Emprender es un camino lleno de inseguridad en el que nada es seguro, mas todo es posible. A veces deberás continuar tu instinto, si bien todo lo demás esté en contra tuya; en el camino ciertas personas se irán de tu lado por el hecho de que sus ideales ya no coinciden con los tuyos y te vas a sentir solo… ¿Estás listo para pelear por tus objetivos, si bien te toque hacerlo solo?

“Si te afirman que algo es imposible, quiere decir que es imposible para ellos… no para ti.”

Adquirir los hábitos del ahorro y la inversión

Adquirir los hábitos del ahorro y la inversión

La disciplina financiera es clave para el éxito empresarial. Es común ver que en los nuevos negocios los asociados se reparten las utilidades en la medida que las van consiguiendo, en consecuencia no hay ahorro, ni inversión, ni desarrollo. En verdad, hay negocios que se la pasan todo el tiempo marchando para solucionar las necesidades financieras de sus dueños.

No importa que tu negocio produzca mucho o poco dinero, es esencial que destines una parte de los ingresos para el ahorro y que desde esos ahorros establezcas planes de inversión que te dejen medrar. En caso contrario tu negocio va a dedicarse sencillamente a subsistir.

Ya antes de empezar un negocio, asegúrate de adquirir hábitos financieros saludables y de desarrollar tu inteligencia financiera. Todo cuanto aprendas sobre de qué forma manejar tu dinero, te dejará tomar mejores resoluciones en tu negocio.

“Sin motivación, no hay sacrificio. Sin sacrificio, no hay ahorro. Sin ahorro, no hay inversión. Sin inversión, no va a haber desarrollo.”

Charlar públicamente

Charlar públicamente

Como persona de negocios tendrás que relacionarte con clientes del servicio, distribuidores y asociados. Deberás participar en acontecimientos y charlar en frente de los medios representando a tu empresa. Si no consigues expresarte de forma eficaz, podrías perder grandes ocasiones de negocio para tu empresa, entonces no está de sobra que practiques para charlar públicamente seguramente, determinación y confianza.

No precisas transformarte en un orador especialista, más si te va a ayudar progresar tu dicción, manejar tu comunicación no verbal y aprender a expresar tus ideas de forma clara y sucinta.

Saber vender

Saber vender

La habilidad más esencial para todo emprendedor, es saber vender. No importa de qué trate tu negocio o cuál sea tu rol dentro de él, al final deberás interaccionar con el mercado si verdaderamente deseas lograr el éxito. Saber vender no significa únicamente persuadir a alguien de que te adquiera, sino más bien persuadir a posibles aliados y asociados de que crean en tus ideas, de persuadir a los inversores de que confíen en ti y de persuadir a tus cooperadores de que crean en tu misión.

“Si sabes vender, jamás vas a ser pobre. Punto.”

Hacer lo que debes hacer, aunque no lo desees

Hacer lo que debes hacer, aunque no lo desees

Emprender se trata de hacer lo que amas, aun cuando no desees hacerlo. Suena incongruente, ¿Verdad?… ¿De qué manera no querrás hacer algo que amas? Puesto que de este modo es, por mucho que ames lo que haces, va a haber días en que no desearás hacerlo. Va a haber días en que vas a tener vagancia de ir a abrir tu negocio, va a haber días en que te vas a sentir agotado, va a haber días en que creerás que es más simple lograr un empleo que te dé seguridad, va a haber días en que no aguantarás a tus clientes del servicio o a tus cooperadores… y es justamente en esos días en los que debes rememorar por qué razón comenzaste y por qué razón rendirte no es una alternativa para ti.

Has de ser auto disciplinado. Si precisas que alguien te esté dando órdenes a fin de que te pongas en acción, entonces te irá mejor en un empleo. En los negocios has de ser tu motivación.

“El éxito comienza con la autodisciplina. Comienza por ti.”

Aprender a trabajar en equipo

Aprender a trabajar en equipo

Es increíble cuánto nos cuesta trabajar en equipo. Pensamos que es más simple emprender solos por el hecho de que no debemos discutir nuestras ideas con absolutamente nadie, no debemos compartir las utilidades del negocio y no debemos depender de otros a fin de que el trabajo quede bien hecho; más la realidad es que las grandes empresas brotan de grandes equipos.

Trabajar en equipo significa localizar a los mejores y unirlos a tu negocio, confiar en ellos y saber delegar. Un equipo triunfante es aquel en el que sus miembros tienen habilidades complementarias y trabajan de forma interdependiente. Aprende a rodearte de gente con exactamente las mismas ganas de triunfar que y entonces comprenderás el poder del trabajo en grupo.

“El trabajo en grupo divide el ahínco y multiplica los resultados.”

Aprender a priorizar

Aprender a priorizar

Cuando empiezas un negocio, es muy simple distraerte tratando de englobar cuanta ocasión se pasa en frente de tus ojos. En verdad, la primordial causa de descalabro empresarial es la carencia de enfoque. Al principio deberás priorizar y seleccionar realmente bien exactamente en qué enfocar tus energías y recursos, o bien acabarás haciendo mucho y consiguiendo poco. Emprender no se trata de cuántas horas trabajas, sino más bien de qué resultados estás consiguiendo. Enfócate en lo esencial. Haz una cosa y hazla mejor absolutamente nadie más.

“No es que tengamos poco tiempo, sino perdemos mucho” – Séneca. –

Aprender a decir NO

Aprender a decir NO

Si afirmas SI a todo, podrías estar diciendo NO a las cosas esenciales. Haces negocios, no jugando “Monopoly”. Acá se toman resoluciones que asistan al desarrollo sustentable de tu negocio, y eso significa decir NO a muchas cosas, a muchas ocasiones y a bastantes personas. Cuando emprendas, muchos de tus amigos van a aproximarte a ti para solicitarte empleo o para proponerte negocios, más siempre y en todo momento debes preguntarte si contratar a ese amigo o admitir ese negocio es lo más recomendable para tu empresa. Ciertos de tus amigos van a sentir que has alterado y se distanciarán de ti, pero en el fondo sabes que has luchado mucho para continuar siendo exactamente la misma persona.

Decir NO, no te hace mala persona. Tú no viniste a este planeta a satisfacer las esperanzas del resto. Quienes verdaderamente te aprecien y te comprendan, admirarán verte medrar y transformarte en una persona madura y con carácter, que es capaz de tomar resoluciones con discernimiento y también inteligencia.

“No conozco la clave del éxito, mas sé que la clave del descalabro es intentar agradar al mundo entero.” – Woody Allen. –

Concluir lo que comienzas

Concluir lo que comienzas

Empezar es simple. En verdad el planeta está repleto de personas que todos y cada uno de los días desean procurar hacer algo nuevo, más la enorme mayoría renuncian ya antes de conseguir algún resultado. Si estás habituado a desamparar tus proyectos y a dejar a medias todo cuanto comienzas, lo más seguro es que nunca consigas edificar una compañía sustentable.

Las posibilidades de que fracases en tu primer intento de hacer negocios, son altas. Si abandonas tras el primer intento, toda la vida te vas a sentir frustrado pensando que los negocios no son para ti. Mas, si verdaderamente deseas ser triunfante, deberás procurarlo de nuevo. Tras fallar, tus probabilidades de éxito se acrecientan significativamente con cada nuevo intento.

“Los que renuncian son más abundantes que los que fracasan.” – Henry Ford. –

Dar el ahínco extra

Dar el ahínco extra

Un proverbio Chino afirma que “La tentación de desamparar jamás es tan fuerte, como cuando estás a puntito de conseguir tu objetivo”. Si bien te quedes sin energías y sin fuerzas, haz un último esmero. Los grandes logros precisan de grandes sacrificios. La batalla no acaba cuando caes, sino más bien en el momento en que te rindes.
Cuando das el ahínco extra, rompes tus límites y medras en todo el sentido de la palabra.

“La diferencia entre una persona ordinaria y una excepcional, es exactamente ese EXTRA que pocos se atreven a dar.”

Desarrollar una Mentalidad de Principiante

Desarrollar una Mentalidad de Principiante

Tener una mentalidad de principiante significa caminar por la vida como un eterno practicante que, con humildad y entusiasmo, se llena de conocimientos y experiencias. No importa que tan lejos llegues ni cuántas cosas logres, siempre y en todo momento tienes la ocasión de aprender algo nuevo.

El día en que comiences tu negocio, vas a sentir una emoción inenarrable y tu psique se va a llenar de ilusión frente al camino que comienzas a recorrer. Esa emoción y esa ilusión de comenzar algo nuevo, debes sostenerlas vivas en tu psique y en tu corazón día tras día que abras tu negocio.

“Había alterado el peso del éxito por la ligereza de ser nuevamente un principiante” – Steve Jobs, después de ser despedido de Apple. –

Entregarse en cuerpo y ánima con lo que se ama

Entregarse en cuerpo y ánima con lo que se ama

No comiences un negocio pensando en todo cuanto el negocio te puede dar, sino más bien en cuánto le puedes dar a tu negocio. Emprende en algo que ames, algo que te haga olvidar de los límites físicos y que te haga perder la conciencia del tiempo. Andy Freire, autor del libro “Pasión por emprender”, dice: “Cierra los ojos y pregúntate: ¿Lo que estoy emprendiendo o bien lo que me agradaría emprender, es algo con lo que estaría presto a fallar?, si es no la respuesta, mejor no emprendas.” Cuando amas lo que haces, los temores se disipan y tu psique está presta a correr peligros y a cometer insensateces.

Las cosas que tienes en la cabeza te van a llevar a conseguir lo posible. Las cosas que tienes en el corazón te van a llevar a conseguir lo imposible. Enamórate de tus ideales, no de tus ideas. Si no estás listo para entregarte en cuerpo y alma con lo que amas, seguramente tampoco estás listo para emprender.

“Querer locamente es la única forma prudente de querer” – Francoise Sagan. –

¿Te ha sido de utilidad el artículo?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 voto, promedio: 5,00 de 5)

También te podría gustar...